Alejandro Ferri

mayo 14, 2010

El emperador: un político corrupto más

Era descendiente del rey Salomón, o eso consideraba él. Haile Selassie era esa persona, un hombre con un ego crecido, un ego propiciado por el clamor que tenía a su favor en su propio país, donde nadie se atrevía ni siquiera a mirarle a los ojos; y por el internacional, ya que, por ejemplo, los rastafaris lo consideraban un Dios y así se lo hacían saber. Dios no se consideraba, ya que era creyente y practicante cristiano, pero si se hacia llamar Divinidad, Magnánimo Emperador, el Rey de Reyes, el Señor Emperador y un sinfín de calificativos que simplemente servían para eso, para engordar su ego. Selassie solo era el Emperador de Etiopía desde 1931, un mandatario que fue depuesto tras la incursión de los fascistas italianos en el país, y que, con la ayuda de los países de occidente, fue devuelto al poder en 1941. Un emperador que podría decirse que llevó mucho bien al país, ya que Occidente estuvo de acuerdo en que regresara a su puesto, pero que en realidad no fue así. Selassie no dejó de ser un político corrupto más. (more…)

Anuncios

Blog de WordPress.com.